martes, 8 de enero de 2013

Realidad

Si la realidad, como dicen, supera a la ficción, sospecho que es sobre todo por número de ocurrencias (lo de la calidad de las ocurrencias habría que hablarlo otro día). La vida es incansable, es un hilo inacabable, una continua chistera de milagros.

Por tanto, como decía Picasso, no consiste en buscar, consiste en encontrar, en sentarse a esperar un ratito, poner la oreja y que el día dicte lo que tiene que escribir uno por la noche. No tiene mérito escribir todos los días. No tiene mérito admirarse de cosas admirables. El mérito es del escritor, yo sólo soy boli.

No hay comentarios:

Publicar un comentario