jueves, 12 de marzo de 2015

Síncrono

Sé que ya me huele la boca a tu boca, y sudo tu mismo sabor, y me vacunas de tus miedos y dolores. La sincronía empieza por los pies, y no nos vemos pero a veces andamos al mismo paso.

(Del cuaderno negro)

lunes, 2 de marzo de 2015

Marta

Marta es la risa con íes, las manos de tortuga sabia.

(Del cuaderno negro)

viernes, 27 de febrero de 2015

Fito

Dice Fito Páez que una cosa es lo que tiene importancia y otra lo importante. A mí me pasa: a veces doy tanta importancia a ciertas cosas que acabo creyendo que son importantes; y no.

lunes, 23 de febrero de 2015

Un hay

Hay tractores que no saben si oler a gasoil o a remolacha, esclavas de las básculas, polvo de tiza en los zapatos de los profes de escuela, frío en los ladridos de los perros, señoras que huelen a colonias de algodón, chavales ligando igual que hace 5.000 años, un golpe de humo triste en la boca de las niñas que fuman, las piernas pidiendo pan de las chicas delgaditas, hombres que siempre tienen cara de 3º de carrera, gente que se mira en cualquier reflejo para recordarse que es guapa, pies que se quedan, qué lástima, un pelín por debajo del erotismo, una chica que se enamora cada día un poquito más del conserje. Hay señoritas delgadas (el truco está siempre en caminar con la barbilla para arriba y el cuerpo se estira y se estiliza por contagio), parejas de amantes entrando a media luz a los portales, maricas con Paco Rabanne, anillo en dedo gordo, zapatos de punta y cabeza al uno, padres hablando con sus mujeres por el móvil con la mano tapándose la boca para que nadie entienda que dicen te quiero, me gustaron tus bragas de ayer, hay madres rubitas de piel blanca y nariz de canario que tienen el asco en los labios, el no a flor de labio, la maldición de la belleza aplastándoles la boca, curvándoles la sonrisa hacia abajo (esa gente ya no es guapa; hay belleza sólo si hay alegría).

(Retales recogidos del cuaderno negro para montar este traje)

Martillo

Ayer en el suelo del portal había un trozo de papel con un poemita a boli: "Rómpeme con un martillo algunos dedos de los pies, vamos a un sitio tranquilo y arráncame la piel".

Me pareció un latigazo de inspiración, una idea bruta a pulir, me pareció letra de chica, me pareció que lo había apuntado en cualquier sitio cuando le vino a la cabeza, lo había guardado en el bolsillo de las llaves y lo había perdido con la misma facilidad con que lo parió. Me recordó a cuando yo escribía poesía, me enterneció y se me quedó grabado como si se me hubiera ocurrido a mí.

viernes, 20 de febrero de 2015

Fugaz

"Disfrútalo, que se pasa rápido", me dicen algunos con lo de la niña. "Pues claro, como todo", pienso, pero no se lo digo, que a los que van de maestros les sienta mal que les lleves la contraria.

Esto de que ningún instante es igual al anterior ya lo decía Heráclito, y probablemente a él se lo decía su madre. Esto de que hay que disfrutar el momento ya se coreaba en latín en la adolescencia: carpe diem, carpe diem, carpe dieeeeem.

Fugaz es lo que se fuga, lo que huye; o sea, todo. Así nos pasamos la vida, agarrando aire, haciendo fotos, escribiendo en blogs, para intentar no morirnos desnudos por dentro.

lunes, 16 de febrero de 2015

Verdad

Ayer hablaba con Alfonso de sus fotos, de que son bonitas por sencillas; parece que las podría hacer cualquiera, que todos podríamos haber visto lo que él ve; pero no.

Esta mañana leo que dicen los chinos que el camino que puede describirse con palabras no es el Camino. Picasso quería pintar como un niño; yo quiero escribir como un niño; yo quiero escribir la verdad, y es tan difícil.